La palabra en si es aterradora para cualquier ser vivo que sea consciente de su propia mortalidad, para los humanos. Los animales no tienen ese problema, son conscientes de la enfermedad y de su vejez, pero no saben en lo que desembocará, por lo que la angustia no les inunda desde sus primeros albores de consciencia. ¡Benditos sean!

wallpaper-975745 wallpaper-1ce12e wallpaper-582587 wallpaper-2623541 wallpaper-1919426 wallpaper-1786469 wallpaper-1032f1 wallpaper-eade wallpaper-c981

Compartir: