Cuando nos comunican la noticia de que alguien a quién amamos ya no está en la vida, pasamos por varias etapas tremendas pero necesarias para poder sobrevivir a dicha pérdida esperada o no que nos deja roto el corazón y el alma encogida. Son cinco etapas por las que vamos y venimos hasta conseguir comenzar otra vez a andar en éste mundo nuestro, aceptando la pérdida y asimilando que esa persona amada, ya no va a acompañarnos.el-duelo-alegorias.es (2)

Es lo más duro de la vida, la prueba final para los que sobrevivimos a aquellos que se van antes que nosotros y ésto, pensamos que no es algo que podamos superar, porque el tiempo se detiene, se ralentiza hasta límites insospechados, anclándonos en un proceso del que no sabemos salir y que nos lleva una y otra vez al momento en el que somos conscientes de que ha ocurrido lo peor que podría ocurrirnos.el duelo-alegorias.es (1)

NEGACIÓN

Nos paraliza, no podemos creer lo que nos está pasando, lo que ha ocurrido. No somos conscientes del todo de la realidad dado que nuestro cerebro intenta desesperadamente amortiguar el impacto de la terrible noticia, por ésto somos incapaces de creernos lo que estamos viviendo en esos momentos, nos convertimos en espectadores desde el interior de nuestro ser, como si lo que pasa fuera no tuviera que ver con lo que pasa dentro de nosotros.el duelo-alegorias.es (1)

El shock es tan grande que no asimilamos cómo podremos vivir de aquí en adelante; no hay nada en el mundo que tenga sentido, estamos abrumados y la incredulidad nos lleva una y otra vez a pensar que podremos volver a ver a esa persona aparecer en cualquier momento, como si se tratara de una broma pesada de la vida.el duelo-alegorias.es (4)

Nos adormece, nos quedamos aturdidos y gracias a ésta reacción, nuestro cerebro le brinda a nuestro cuerpo un poquito de espacio y tiempo para que nos vayamos haciendo a la idea progresivamente del hecho incuestionable de que la persona amada, nunca volverá, nunca más compartiremos nada con ella y deberemos despertar del ensueño en el que estaremos durante días o semanas, para aceptarlo desde la nueva realidad en la que la vida nos ha sumergido sin contemplaciones.el duelo-alegorias.es (2)

Como en todo, hay quién tiene una mayor resistencia y capacidad de reaccionar ante una pérdida terrible, pero también hay personas que están menos preparadas para enfrentarse al dolor horrendo que supone la muerte de sus seres queridos, ésto podría hacer que no pudieran seguir adelante, que la negación persista hasta hacer enfermar a dichas personas, dado que suelen no querer comer, no querer moverse y no querer saber nada de nada que no sea su propia tristeza. Ésta tristeza ya no forma parte de lo que es normal en el proceso de un duelo, se convierte en perniciosa y muy peligrosa para éstas personas. Aquellos que estén cerca, deberán intentar por todos los medios que enfoque su mirada hacia la vida y no sólo hacia la muerte, es la única manera de salir de la depresión del duelo, tener el motivo suficiente para agarrarse a continuar respirando y conseguir, con el tiempo, superarlo y aprender a vivir sin esa persona.el duelo-alegorias.es (3)

Compartir: