Así me llamaba mi abuela cuando le contaba algún relato fruto de una escusa para evitar una reprimenda o castigo… Lo cierto es que se me daba de miedo, tanto que me aconsejaron dedicarme a escribir… y eso hago.antonita la fantastica-alegorias.es (1) antonita la fantastica-alegorias.es (2) antonita la fantastica-alegorias.es (3) antonita la fantastica-alegorias.es (5)

Compartir: